miércoles, 15 de marzo de 2017

Cómo escribir bien en un blog

No solo tienes que ir directamente a la información, sino que debes presentar esta, de forma concisa. Es más complicado escribir textos breves que dejar que nuestros escritos se alarguen indefinidamente. Lo primero necesita trabajo; para lo otro, basta con dar salida a la incontinencia verbal y escribir lo que le plazca.

La brevedad se les puede y debe exigir a todos los niveles del texto. Empecemos por la extensión total del artículo. Esta debe ser la mínima para tratar de manera completa el contenido. Además, el tamaño del artículo tiene que permitir leerlo de una sentada (el tiempo cada vez son más cortos en el mundo digital). Si tu artículo crece y crece sin que se le vea el final, probablemente es porque no tiene unidad de contenido. En ese caso puede ser más sensato trocearlo y sacar de allí dos o tres diferentes. En cualquier caso, cuando des por concluido el texto, revísalo mientras te haces esta pregunta:
 ¿Cómo puedo contar esto mismo de manera más breve?
Los párrafos también deben tener una extensión moderada. Un párrafo que se prolonga durante una infinidad de líneas invita al lector a salir corriendo. No obstante, tan peligrosos son los párrafos demasiado largos como los que se quedan cortos.
La longitud de tus oraciones también se debe mantener bajo control. No hay sitio en Internet para las frases largas y ampulosas. Si notas que una oración se va alargando más allá de lo razonable, probablemente es porque hay un problema de estructura. Las oraciones inacabables son cerezas que vamos sacando de un cesto enganchadas las unas a las otras. Redactar con oraciones breves no es más que separar ideas y ordenarlas. Muchas personas descuidan esto porque la redacción con oraciones breves es exigente y requiere un considerable trabajo de planificación y revisión. Sin embargo, la brevedad es una muestra de cortesía del escritor para con el lector. Cuanto más se afana quien redacta, más accesible resulta el texto para quien lo tiene que leer.

La brevedad está muy relacionada con el uso económico del vocabulario. Si lo puedes decir con una palabra, no lo digas con dos (y mucho menos con cinco o seis). Es mejor registrar la vivienda que llevar a cabo el registro de la vivienda. Tu lector lo va a preferir: va a terminar de leer antes y se va a enterar mejor. Es preferible mayor a más grande. Resulta más efectivo y directo impide que no permite. Trata de encerrar tanto contenido como puedas en cada una de tus palabras. Eso sí, esta necesidad la tendremos que compaginar con la de variación, que es exigible a todo escrito.
Por último, la exigencia de brevedad también se aplica a la forma de las palabras. Si ves oportunidad de escribir ya en lugar de inmediatamente, no andes dudándolo. Es mejor contar que contabilizar o ver que visualizar. El utilizar una palabra larga en lugar de una breve solo está justificado si aporta más precisión o si nos permite introducir variación en el texto.
La búsqueda de la brevedad resulta imprescindible para escribir un blog, pero es recomendable prácticamente para cualquier tipo de texto.
Extraído del blog de lengua de Alberto Bustos.

lunes, 13 de febrero de 2017

WhatsApp en nuestros escritos


Ya son oficiales los términos wasapear wasap para referirse al mensaje gratuito enviado por la aplicación de mensajería instantánea WhatsApp.

También se admite como correcto y oficial el derivado plural wasaps.

¡Así que a wasapear!, pero con buena ortografía.

martes, 31 de enero de 2017

Callaros o Callaos

¡Callaros!

¿Cuántas veces habéis oído en alguna ocasión decir esto?
Probablemente, muchas.
Y cualquiera de ellas, podría haberse corregido ya que la expresión correcta es ¡Callaos!


La primera opción consiste en el infinitivo pronominal plural (callar + os) y la segunda en el imperativo pronominal plural (calla (d) + os), y hay que tener cuidado con no confundirlas.

Idos (que no íos ni iros).

Recordad estos consejos a la hora de escribir vuestras obras.



martes, 24 de enero de 2017

¿Cuál es la función de un corrector?



El corrector no es una persona malvada que está entre nosotros con la única función de martirizar a nuestros personajes, jugar con las palabras o hacerse con nuestros textos.
Su función es revisar un texto para «limpiarlo», eliminando defectos de redacción, errores gramaticales, impropiedades léxicas, porque su objetivo es «vestir» nuestros textos con sus mejores galas y lograr que el lector pueda comprender lo que como autores hemos querido decir a través de las palabras.
Para ello tiene que tener un buen dominio de la gramática normativa, del léxico y vocabulario, de la redacción (coherencia y cohesión del texto).
No es nuestro enemigo, sino nuestro cómplice.
Su finalidad es que nuestros libros lleguen exentos de erratas, discordancias, faltas de ortografía…, a las manos del editor, agencia literaria, concursos literarios, o al público.
Cuando se realiza la corrección de un texto, el objetivo final debería ser que el autor conozca sus puntos débiles y aprenda cómo corregirlos y así, en escritos posteriores, irá mejorando y puliendo su estilo, que es propio de cada escritor, y le diferencia de los demás.

A continuación vamos a ver algunas tareas básicas del buen corrector:
  • El corrector NO modifica la obra. Una de las creencias es que el corrector modifica, cambia o reescribe a su gusto la historia original creada por el autor. Esto no es así. El corrector tan solo atiende a la estructura de la obra, a su presentación; al qué se dice y al cómo se expresa.
  • Solo trabaja el estilo y los aspectos ortotipográficos: una de las tareas que completan el punto anterior es poner atención en la ortografía, la construcción sintáctica de las oraciones, las faltas de concordancia, los errores estilísticos, gramaticales y léxicos, los recursos lingüísticos y, por supuesto, valorar la calidad literaria de la obra.
  • Diferentes tipos de corrección. El apartado anterior nos lleva a reconocer, asimismo, distintos tipos de corrector en función de lo que prime en su trabajo. Hay, pues, correctores tipográficos y ortotipográficos. Todo depende de lo que se quiera someter a revisión. La corrección tipográfica (u ortotipográfica) se ocupa de la ortografía, la puntuación y la tipografía (cursivas, versalitas, negritas, espacios…). Unifica los epígrafes, las notas a pie de página, los márgenes y el sangrado…
  • Aconsejar. No solo basta con una valoración general de los aspectos que se han de corregir, sino que el corrector ha de aconsejar, orientar, ofrecer toda la documentación o información que esté a su alcance para que los autores mejoren sus textos (diccionarios, libros de lectura, artículos, etc.).
  • Prevalecerá siempre la opinión del autor. El corrector no impone su estilo personal; no hará modificaciones del texto, tan solo aportará ideas para mejorar léxica o sintácticamente el mismo e indicará los errores que van en contra de la norma lingüística. En caso contrario, si viera la necesidad de modificar alguna parte del texto, deberá consultar siempre con el autor.

martes, 17 de enero de 2017

Giro de 180 grados


Cuando una persona realiza un cambio importante en su vida, suele decirse que dio un giro de 180 grados. Para explicarlo geométricamente, si se midiera el cambio con un transportador, se trazaría un ángulo llano, especie de no ángulo cuya amplitud no puede ser ni mayor ni menor a 180º. La recta nace en un punto de esta vereda y llega a otro que está en la de enfrente. 
Seducidos por las magnitudes, algunos hablantes creen que la transformación es más significativa si suma grados e intenta describir un ángulo completo (360º). En este caso, la metáfora visual pierde sentido porque después de los 180º, la nueva posición se acerca cada vez más al lugar de origen.
 En síntesis: el vuelco, para que sea un vuelco en serio y no simple gatopardismo, solo se da a los 180º.

martes, 20 de diciembre de 2016

Felices fiestas


Desde Editorial C & M, les deseamos a nuestros clientes y seguidores, una feliz navidad.
Que todos vuestros sueños se cumplan para el año próximo.